qué es un baño de color

Te vas al espejo y ves tu cabello algo decolorado. ¿Qué hacer? Bien, primero, no tienes que preocuparte. Siempre, siempre, hay una solución. Y esta se llama baño de color.

¿Qué es un baño de color?

La respuesta fácil es una técnica de coloración, la cual realza y da cuerpo al tono de tu cabello sin necesidad de una decoloración o el uso de productos aparte.

No solo esto, también es posible utilizarlo como otra forma de dar color que funciona con otras técnicas, como los retoques a las mechas o baños de luz en tu tono natural sin pasar por todo el proceso previo de esos usos.

Es una técnica que conlleva un producto específico que se aplica en tu cabellera directamente con una brocha, se deja que penetre durante unos minutos y se enjuaga.

¿Para qué sirve un baño de color?

No sirve para cambiar el tono total de tu cabello. Tampoco para llegar hasta las raíces. Pero si, por ejemplo, si tienes mechas y ya no lucen tan bien, esta opción ayudará a que se vean otra vez perfectas.

Además, si te has hecho la balayage, puedes mantenerla de una forma consistente gracias al baño de color. Solamente te tienes que centrar en retocar lo que necesites para un look sin desteñir.

¿Quieres que tu cabellera se vea con más vitalidad y fuerza? Este tipo de coloración ayuda a resaltar el tono natural de tu cabello.

¿Cuánto dura un baño de color?

Existen varios factores a tomar en cuenta para la duración de esta técnica.

El primero es el producto en sí mismo

Un buen producto debería tener como garantía la condición de un tinte semipermanente. Es decir, el producto durará de 10 hasta 28 lavados dependiendo de la gama y la calidad.

El segundo, ¿cuántas veces lavas tu cabello a la semana?

Lavarlo siempre también puede dañar tu cuero cabelludo. Asearlo no significa lavarlo cada día. Con un buen cuidado capilar puedes hacer que el color se mantenga más tiempo en tu cabellera.

Tercero: hay kits que gracias a su combinación permiten una mayor duración

Veintiocho lavados pueden parecer excesivos para un tinte semipermanente, pero con los productos adecuados y una buena higiene capilar se puede lograr esto y mucho más. A veces invertir un poco puede ahorrarnos mucho.

¿Qué diferencias hay entre el tinte y el baño de color?

La mayor diferencia entre ambos es su uso. Ninguno es «bueno» o «malo» en sí. Todo depende de lo que buscas obtener con ellos. Son diferentes técnicas utilizadas por expertos y no expertos para tratar el cabello.

Pero dentro de esa gran diferencia, también hay otras pequeñas diferencias. Si tu objetivo es un cambio profundo, el tinte, por ejemplo, será tu técnica. Si necesitamos cambios sutiles que no implican un cambio total, entonces esta es la aplicación que buscamos.

Dentro de esas pequeñas diferencias encontramos que la técnica del baño no se considera un tinte. ¿Por qué? La razón es que no necesita ser aplicado en un cabello desteñido a partir de amoniaco para que logre su efecto. Por esta razón, se considera una técnica orgánica.

También desaparece con el lavado sin afectar el color original de tu cabellera. Lavado tras lavado el químico «se gasta» y desaparece de forma imperceptible, por lo cual, te ayuda a mantener el tono natural de tu pelo sin cambios profundos.

La opción de la decoloración está a tu criterio y este es el límite entre una técnica y otra. Claro que puedes usar esta coloración para darle el tono que buscas a tu cabellera, pero al tener fines diferentes a los de los tintes comerciales puede no darte esa intensidad que buscabas.

Es cierto que daña menos el cabello. Si quieres probar con el mundo de los tintes, es una gran opción. Tu cabello todavía no ha pasado por el proceso violento de resequedad y daño que causa la decoloración y el amoniaco. Este químico es muy dañino para el cuero cabelludo, aunque muy efectivo. Algunos rayos, toques, pueden ser una primera prueba para un cambio más radical.

Lo que creas que necesitas es lo correcto

Si bien esta técnica de coloración no es la solución universal a nuestros problemas, nos permite manejar nuestro querido cabello de una forma variada y rica, sin tanta agresión química para nosotras.

Esta es una alternativa y una opción ideal para todas aquellas mujeres que no necesitan de entintar siempre su cabello, pero quieren alguna ligera modificación o un detalle que les de ese toque especial para su día a día. 

No siempre lo más radical es lo que más llama la atención. Y si tu personalidad va más con algo natural, con algo propio, sin ser tan extrovertida o caer un poco en la locura no es necesario seguir todas las tendencias.

Dale brillo a tu cabello, una fuerza más visible, unas mechas o una gradación sutil con un baño de color. De lo que se trata es que estés cómoda contigo misma.