gimnasia facial

La gimnasia facial es una práctica con una tradición milenaria en los países orientales y que poco a poco ha ido llegando a las culturas occidentales. ¿Su objetivo? Mantener la firmeza y elasticidad de la piel del rostro a través de rutinas diarias de ejercicios faciales.

El principio es simple, fortaleces y tonificas los músculos del cuerpo por medio de ejercicios físicos dirigidos a cada área corporal, para mantenerte joven, fuerte y sana, en este tipo de gimnasia, trabajas los músculos faciales para beneficiar la cara y el cuello. ¿Quieres empezar? ¡Excelente decisión!

¿Qué es la gimnasia facial y en qué consiste?

Este tipo de gimnasia es el conjunto de diversos ejercicios que por medio de la repetición entrena los músculos del rostro y cuello y ayuda a tonificarlos. Cuando esta musculatura es estimulada, genera una mayor concentración de fibras de colágeno y elastina, lo que ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro de la piel.

Adicionalmente, estos ejercicios disminuyen la tensión que se produce al hacer determinados gestos, como en el entrecejo, la zona bucal o la periocular que llegan a formar arrugas conocidas como “ceño fruncido” o “patas de gallo”.

Ahora bien, ¿en qué consiste este entrenamiento? Lo primero que debes saber es que, como toda rutina de ejercicio, los resultados se logran con paciencia y perseverancia, y en este caso, no necesitas más que tus manos, motivación y disciplina.

La gimnasia consiste en efectuar gestos repetitivos con los músculos faciales, con las palmas de las manos y las yemas de los dedos para producir mayor resistencia y ejercitarse de manera más intensa.

Según los expertos, con 20 minutos diarios es suficiente para obtener buenos resultados, pues al efectuar movimientos continuos, se aumenta el volumen de los músculos, se tonifica la piel y se produce colágeno. Además, se pueden complementar estas rutinas con ejercicios de relajación o yoga para conseguir eliminar con mayor eficacia las tensiones acumuladas y las marcas del estrés.

También te puede interesar ver:

¿Cuáles son los beneficios de este tipo de gimnasia para la piel?

Las ventajas de esta gimnasia se pueden clasificar en dos grupos: los beneficios estéticos y los rehabilitadores.

Beneficios estéticos de la gimnasia cutánea

Los beneficios de esta gimnasia están relacionados con el atractivo de la piel y la prevención del envejecimiento:

• Favorece el aporte de nutrientes y de oxígeno a las células, gracias a que mejoran la circulación sanguínea.

• Contribuye a reafirmar el tejido cutáneo y a tonificar la musculatura del rostro, lo que resulta en un lifting natural.

• Se eliminan células muertas y toxinas gracias al efecto de drenaje linfático.

• Promueve la regeneración celular.

• Se previene la aparición de arrugas faciales y se difuminan las que ya existen en la cara.

• Contribuye a mantener la elasticidad y movilidad de los músculos cutáneos e impide la flacidez en el rostro.

• Se elimina la tensión del rostro y de la cabeza, lo que ayuda a minimizar cefaleas y dolores de cuello y de mandíbula.

• Puede ayudar a incrementar el volumen de los labios.

• Ayuda a la vista cansada y aporta brillo a los ojos.

• Mejora la percepción de ti misma al verte al espejo cada día.

Beneficios de los ejercicios faciales rehabilitadores

En este caso, su utilidad es básicamente médica y/o terapéutica y se recomiendan cuando las personas han sufrido alguna parálisis neuromuscular facial.

¿Cuáles son los mejores ejercicios de gimnasia facial?

Antes de iniciar con la gimnasia, recuerda hacer un calentamiento previo; tu rutina facial es un entrenamiento como los demás y no es recomendable saltarse este paso.

Un suave masaje con la yema de los dedos para estimular la circulación puede ser suficiente y si utilizas una crema hidratante, además, aportarás frescura, hidratación y luminosidad a tu piel.

Cuello y papada

Eleva tu rostro hacia el techo y frunce los labios, como si dieras un beso, sentirás cómo trabaja y se estira la zona baja del cuello.

También puedes levantar la barbilla, colocar la mano bajo la mandíbula y estirar gentilmente, la piel hacia delante y arriba. Si prefieres, puedes utilizar una pequeña toalla enrollada y deslizarla hacia adelante y atrás cuando tienes la barbilla levantada.

Otro movimiento importante consiste en girar la cabeza de un lado y otro hasta alinearla con el hombro. En cuando lo hagas, pon “cara de pez” succionando las mejillas. Con 15 repeticiones será suficiente.

Piel del rostro

Cierra tu boca y mueve la lengua de derecha a izquierda en repeticiones de diez.

Prevenir arrugas en la frente

Coloca las yemas de los dedos sobre la frente y realiza movimientos horizontales hacia las sienes, luego estira en dirección al cuero cabelludo. Puedes efectuar entre 15 y 20 repeticiones.

Ceño

Para liberar la zona del ceño, coloca la palma de tu mano sobre el entrecejo y haciendo una suave presión, sube hasta la raíz del cabello. Repite 10 veces.

Zona de los pómulos

Pellizca suavemente esta área en dirección a la sien y en toda la línea mandibular, con 20 repeticiones es suficiente para activar la microcirculación y tonificar tu rostro.

Sin arrugas en los labios

Pronuncia las cinco vocales en voz alta haciendo un esfuerzo en cada una, es divertido, fácil y eficaz. Con 10 veces es suficiente.

Contorno de ojos

Con pequeños y muy suaves golpecitos, masajea alrededor del ojo, iniciando con la zona donde suelen aparecer las bolsas y terminando sobre las cejas. Debido a que es el área con la piel más frágil, hazlo con mucha delicadeza.

Consejos adicionales

Recuerda que estos ejercicios deben realizarse con calma, haciendo cada movimiento de manera consciente y olvidándote del reloj por algunos minutos.

Dedica este tiempo a consentirte y relajarte. Puedes iniciar haciendo tus ejercicios dos veces por semana y poco a poco incrementar la frecuencia, principalmente cuando percibas tensión en tu rostro o haya sido un día particularmente intenso.

Practica a diario la gimnasia facial y comprobarás cómo tu rostro adquiere firmeza, lozanía y tarda más en envejecer. Recuerda ser constante con las rutinas y si deseas ver cambios más rápidos, entonces combina los masajes con productos cosméticos de alta calidad o aceites naturales, así tu piel lucirá más joven y tú te verás radiante.