cuándo caducan las colonias y los perfumes

Siempre queremos que nuestro perfume favorito nos dure el mayor tiempo posible, pero en muchas ocasiones no estamos seguros de si las colonias caducan o cuál es la mejor forma de alargar la vida útil de nuestra querida fragancia. Debemos prestar especial atención al lugar donde guardamos las colonias, cuidándolas de la luz, humedad y aire.

¿Las colonias y los perfumes caducan?

Aunque no cuentan con una fecha de caducidad determinada, nuestros perfumes sí pueden ser modificados por el paso del tiempo, sobre todo si no tenemos los cuidados necesarios para su almacenamiento. La exposición prolongada al sol, un ambiente húmedo o incluso el exponerlos al aire, pueden arruinar por completo nuestro perfume favorito.

La oxidación de nuestra esencia favorita altera las moléculas que la componen, esto hace que cambie su color, su textura y hasta su aroma. Nunca más volverá a tener las notas que la identificaban y que la hacían nuestra preferida. Por eso es muy importante cuidar cómo y dónde guardamos nuestras fragancias; así podremos alargar su vida y disfrutarlas puras hasta el final.

¿Cuánto tiempo dura una colonia antes de caducar?

Muchos fabricantes de perfumes recomiendan desechar las fragancias que lleven más de tres años con nosotros ya que, normalmente, después de ese tiempo empiezan a perder las propiedades que las hacen únicas. Así, el aroma puede durar mucho menos tiempo en nuestra piel y sus notas pueden variar, entre otros posibles cambios en el producto.

De todos modos, es importante revisar el estado de nuestros perfumes cada cierto tiempo. Si vemos que aparentemente todo sigue igual, es factible que nos quedemos con la colonia hasta por cinco años. Si cuidamos bien de nuestra colección o nuestra fragancia favorita, su duración aumenta y no será necesario que la tiremos a la basura antes de terminarla.

¿Cómo podemos saber si una fragancia está caducada?

En algunas ocasiones, un perfume caducado puede ser fácilmente identificado a simple vista, pero en otras tendremos que investigar y prestar un poco más de atención a esas señales y cambios en sus características principales. Tener en cuenta las principales virtudes de la fragancia al momento de comprarla puede ser de gran ayuda.

​Cambios en su olor

Cuando un perfume llega al final de su vida útil, presenta cambios notorios en su aroma. Se torna agrio, exaltando el aroma a alcohol y, en algunos casos, hasta puede empezar a notarse un ligero olor a óxido debido a la oxidación que se empieza a presentar en las moléculas que se han alterado con el paso del tiempo y su exposición al oxígeno.

Puedes recurrir a rociar el perfume en un papel, esperar un momento y analizar las notas que te dé la fragancia: intenta recordar cómo olía hace un tiempo y compara. Si el apego que tienes por este producto no te permite ser totalmente objetivo, siempre puedes pedir la opinión de un amigo.

Cambios en su coloración

Una vez el perfume expira, comienza a perder sus colores característicos, algo que ocurre principalmente por la exposición prolongada a la luz solar. Y aunque muchos perfumistas han empezado a implementar filtros UV para que las fragancias no sean tan sensibles a la luz, aún les afecta y acelera su proceso de envejecimiento.

Para determinar gracias a su color si el perfume ha caducado, debemos prestar atención a si su coloración se ha tornado más amarillenta o si se ha oscurecido. Normalmente la fragancia se oscurece entre dos y tres tonos, mostrando la oxidación que ha empezado a presentarse en sus componentes.

Pérdida de la intensidad

Un perfume que ya debe ser desechado presenta cambios en el tiempo de duración en nuestra piel: ya no es tan duradero, los aromas de sus componentes se desvanecen con facilidad y la intensidad de sus notas ya no es tan notoria como antes.

En este caso podemos seguir utilizándolo, pero de seguro tendremos que aplicarlo muchas más veces al día y en mayores cantidades para lograr un efecto similar al que lográbamos cuando comenzamos a usar la fragancia.

¿Qué fragancias o familias olfativas duran más?

Los componentes con los que se ha elaborado nuestro perfume determinan en gran medida la duración que este pueda tener.

Existen distintas familias olfativas, pero si nuestros perfumes contienen aromas cítricos, de frutas aromáticas, hojas verdes y pachulí, debemos extremar los cuidados al guardarlos, ya que estos componentes son mucho más sensibles a oxidarse porque, en su mayoría, no tienen conservantes.

Para contar con fragancias más duraderas, que no envejezcan tan pronto, podemos optar por adquirir productos con notas más fuertes como las que tienen los perfumes orientales y los amaderados.

Tips para conseguir que tu colonia o perfume dure más tiempo

Existen una serie de cuidados que nos permiten alargar la vida de nuestros perfumes favoritos y, aunque nada los hará durar para siempre, sí nos ayudarán a conservarlos hasta que todo su contenido se haya terminado. Claro que todo esto depende del tipo de perfume que usemos y de cada cuánto y en qué cantidades nos apliquemos la fragancia.

  • Conservar el perfume en un lugar que no sea muy húmedo o cálido. Es importante tener en cuenta la temperatura del lugar, lo recomendable es por debajo de los 15 ºC y, si te es posible. guárdalos en una nevera para vinos.
  • La fragancia debe permanecer en un lugar en el que la luz del sol no le dé de forma directa, ya que puede alterar sus componentes.
  • Se recomienda guardarlos en un lugar muy cercano, o en el mismo lugar, en el que nos perfumamos habitualmente. Esto evita cambios bruscos de temperatura.
  • Un perfume que se conserva en su propia caja dura mucho más. Esto permite mantenerlo alejado de la luz y de la oxidación de sus componentes.
  • Cuidado con dejar destapado el perfume. El oxígeno es uno de los enemigos de la conservación de nuestras fragancias, así que, entre menos expuesto esté, mucho mejor.

Aunque no es muy habitual que el uso de los perfumes que ya han caducado produzcan reacciones alérgicas u otros problemas para la salud, lo mejor es que vayamos con cuidado si decidimos usarlos.

Tener los cuidados necesarios al almacenar nuestros productos de perfumería y hacer las pruebas correspondientes para identificar las colonias que caducan es importante para evitar problemas y cambiar nuestros hábitos al usar nuestros productos.