qué es la memoria olfativa

El mundo en el que vivimos está lleno de estímulos sensoriales, imágenes, sonidos, sensaciones, sabores y aromas. Y es precisamente la memoria olfativa la que llega a formar un puente entre el presente y el pasado, la que puede navegar entre tus emociones y recuerdos.

¿Quién no ha sido transportado a la infancia por el aroma del césped recién cortado o el pan salido del horno? Más aún, es posible recordar un lugar, una persona, un sentimiento cada vez que algunas moléculas con ese aroma llegan a la nariz. Con los perfumes pasa algo similar; se aplican en el cuerpo, pero se llevan en el alma.

¿Qué es la memoria olfativa?

Es la asociación entre un aroma y una sensación, una vivencia o una emoción. Es simplemente el recuerdo de los olores que guardas en el cerebro y que te llevan al momento o lugar donde los percibiste por primera vez.

La sensación puede ser agradable o desagradable, como cuando percibes el olor a crema protectora solar y lo asocias inmediatamente al mar, sol, vacaciones, descanso. Inmediatamente sonríes y, a veces, hasta suspiras.

En cambio, hay olores que te recuerdan una experiencia desagradable o dolorosa; la sola inspiración del aroma llega a provocar malestar.

Esta relación es única y personal, el mismo olor puede despertar diferentes sensaciones en distintas personas.

¿Cómo funciona la memoria olfativa?

No se puede negar el poder que tienen los aromas en nuestros recuerdos y emociones, pero ¿cómo se produce esta conexión?

El cerebro está formado por diversas áreas nerviosas vinculadas a funciones específicas. En el caso del olfato, es el bulbo olfatorio el que tiene un papel preponderante en la decodificación de los aromas.

Percepción epitelial

Cuando las moléculas viajan o flotan en el aire, como en los perfumes, son captadas por medio del epitelio olfativo, ubicado en la parte superior de las cavidades nasales.

Desde él se envían las señales nerviosas al mencionado bulbo olfativo. Un dato valioso es que un 3 % de los genes del cuerpo se utilizan exclusivamente para interpretar a los receptores olfatorios que se localizan en las membranas de las células receptoras.

Bulbo olfatorio

Como ves, este órgano sensorial no trabaja solo, ni de manera aislada. Está vinculado con el hipocampo, especializado en los procesos cognitivos (aprendizaje) y la memoria. Además, se conecta también con la amígdala, responsable del procesamiento emocional.

Esta interconexión del bulbo olfatorio, la amígdala y el hipocampo es la responsable de la asociación de ciertos recuerdos a determinados olores, pues se conectan el olfato con las emociones y la memoria.

Interesante, ¿no? Y sorpréndete más, pues pesa más un aroma evocado en tu experiencia que un sonido o una imagen. ¿Por qué? Pues lo que transmite el aroma no se almacena de manera aislada, sino que se completa con la vivencia y el sentimiento que se tuvo en ese momento.

Así, el aroma queda vinculado a unas sensaciones en concreto y esta conexión es mayor entre más potente es la emoción o tantas más veces se haya repetido la asociación.

Cerebro

El cerebro graba la experiencia en su conjunto y puede anticipar estados con su recuerdo. Es decir, si se percibe un olor relacionado al bienestar, el cerebro envía señales al resto del cuerpo provocando que los músculos se relajen y la respiración se calme.

Si el aroma se relaciona con una sensación desagradable, las señales emitidas activan los centros motores para huir o atacar, o bien se estimulan sensaciones de angustia y ansiedad.

¿Ves cómo los aromas son capaces de generar reacciones en el cuerpo? Reacciones que no se pueden controlar porque es un mecanismo automático que ha servido a la humanidad a lo largo de millones de años para sobrevivir.

cómo funciona la memoria olfativa

¿Cómo saber si tienes una buena memoria olfativa?

La manera más sencilla de detectar si tienes buena memoria olfativa es identificar diferentes aromas en un día y tratar de recordarlos más adelante.

Entrenamiento olfativo

También se puede trabajar la mejora de la capacidad olfativa. Uno de los entrenamientos olfativos más eficaces, consiste en la exposición repetitiva a distintos olores concentrados como limón, ahumado, rosa, clavo, anís, etc.

Cada esencia se usa durante 20 segundos, dos veces al día por alrededor de tres meses. De esta manera, se puede conseguir una mejora olfativa y una mayor habilidad en la diferenciación de olores y su capacidad para recordarlos.

La memoria olfativa y los perfumes

¿Y los perfumes? Son una de las mayores provocaciones olfativas y generadores de recuerdos.

Sus aromas son poderosos, llamativos y el olfato responde a su composición de manera completa.

Un perfume fino te hace sentir única, es tu distintivo, identidad y poder. Sin importar que uses distintos, siempre reflejarán tu elegancia, vitalidad y distinción.

Por eso es importante elegir el perfume ideal que vaya con nuestra personalidad, aunque uno sea floral y otro totalmente amaderado, siempre expresarán aspectos únicos de la persona y provocarán emociones en los demás.

Los perfumes pueden convertirse en señales químicas de identidad, nos caracterizan y caracterizan a los demás.

Y, afortunadamente, hay una gama de posibilidades en el mundo de los perfumes, para cada personalidad, situación y preferencia. Elige el tuyo y confía en la memoria olfativa, ¡serás inolvidable!